>

5 pasos para hacer tu propio libro de recetas familiar

Tal vez recuerdes a tu madre o a tu abuela usando un libro o cuaderno de recetas escrito a mano. Antes esto era muy habitual para guardarlas recetas de cocina.

 

 

Seguramente algunos lo siguen haciendo, pero también esta costumbre se ha ido perdiendo, pero por mucho que las cosas cambien, en todas las familias hay platillos que han pasado de generación en generación, entonces te preguntamos lo siguiente:

¿por qué no asegurarse de que continúe siendo así?

¿Te gustaría prepara un libro con tus mejores recetas y poder heredarlo a tus hijos y nietos?

Aquí te proponemos 5 pasos para preparar tu propio libro de recetas de familia:

 1.- PREPARA EL CONTENIDO

Organiza el contenido por épocas, tipos de platillos, de quién era la receta, dónde se comía ese platillo, si era para algún tipo de evento, anécdotas, recuerdos, etcétera; cada familia es diferente, entonces puedes ser creativa con la organización.

 

2.- RECOPILA LAS RECETAS

Consigue las recetas; estas las puedes recopilar de tus notas o de una forma más entretenida: contactando a tus familiares y pidiéndoles la receta, esta es una buena excusa para reconectar con la familia. Si alguna se perdió o quién la sabía ya no se encuentra con vida, busca alguna que se le parezca mucho.

 

3.- BUSCA FOTOGRAFÍAS Y DOCUMENTOS

 Ilustrar tu libro de cocina le añade mucho valor , por ejemplo: una foto del abuelo junto a su platillo favorito, el menú de la boda de tus padres o del pastel de cumpleaños que a todos gusta. Si te animas añade tus propias fotos de platillos que hayas preparado.

 

4.- ORGANIZA LA INFORMACIÓN

Ordena la información, si en una página explicas cómo preparaba tu abuela el “pozole”, en la siguiente puedes añadir contexto.

 

5.- DECIDE EL FORMATO DE TU LIBRO

Este paso es divertido y creativo, ya que puedes decidir cómo conservar la información, por ejemplo:

  • Cuaderno o álbum: escribe textos a mano, pega copias de las fotografías,  puede ser tan sencillo o complicado como lo quieras. Lo bueno de este formato es que con los años podrás seguir añadiendo información, así como los que hereden tu libro; los negativo, que no será fácil hacer copias.

 

  • A computadora: es una opción casera y barata. Imprímelo y encuadérnalo, lo puedes hacer tú solo o pagarle a un profesional del diseño editorial para hacerlo.

 

Anímate a hacerlo, te aseguramos que todos tus familiares estarán felices de tener un documento para honrar a la familia.

 

Con información de: Novélame, biografías noveladas.