>

9 consejos simples para tener una vida más fácil y feliz.

Si bien sabemos que la vida nunca es, ni será fácil, si existen cosas que podemos hacer para sentirnos mejor con ella, y disfrutarla de la mejor manera; porque al final lo que importa es cómo no sentimos nosotros con respecto a ella y a las personas que nos rodean.

1.- Perdona:

Perdonar no es una cuestión sencilla, implica mucho trabajo con nosotros mismos; es dejar atrás aquello que te dañó y comenzar a sanar. Es reconocer que si decides perdonar es porque te lo mereces, porque no se trata de la persona o aquello que te lastimó, sino qué te hará bien a ti mismo y a tu paz interior pues ir acumulando daños sólo logrará que estés siempre de mal humor o con resentimientos. A veces ni siquiera es necesario hablar con esa persona sobre lo que te hizo daño, sino simplemente trabajar en tus propios sentimientos y emociones. Cuando hayas logrado esto, lo único que quedará es seguir adelante y no mirar atrás.

 

2.- Deja ir:

Siempre hay que dejar ir aquello que te hace daño aunque duela dejarlo ir, pues el tiempo te enseña a que dejar ir no es darse por vencido, tampoco se trata de un acto de debilidad, sino de fortaleza y crecimiento; porque aunque duela o sea dificil dejar ir, tenemos que comprender que hay cosas que simplemente ya no pueden ser o ya cumplieron su ciclo en nuestras vidas. Dicen que hay que dejar ir ciertas cosas para que otras mejores nos alcancen.

 

3.- Relájate (No puedes controlarlo todo):

A veces sentimos impotencia y nos gustaría resolver todo lo que nos conflictua o nos molesta aún cuando son cosas ajenas a nuestro propio ser. Relájate, respira y si no es tuyo, simplemente déjalo ir… No podemos resolver todas las cosas que nos gustaría, así como tampoco podemos ayudar a todas las personas que nos gustaría ayudar. Sé una buena persona, y siempre haz lo que esté dentro de tus posibilidades.

 

4.- Prioriza la paz y no siempre la razón:

Muchas veces tener paz es mejor que tener la razón. Aquella persona que siempre quiere  tener la razón, no tiene confianza en los demás, ni valora lo que otras personas puedan decir o hacer para enseñarles algo. Recordemos que somos únicos y tenemos nuestras propias vivencias, y por lo mismo, tenemos nuestra propia perspectiva sobre las cosas y por eso es importante ser empáticos y saber ponernos en los zapatos del otro. Ser más tolerantes y más flexibles a escuchar. A veces querer siempre tener la razón desencadena discusiones y malos entendidos que pueden ocasionar que pierdas la paz.

 

5.- Da siempre las gracias:

El sentido de la gratitud viene de darnos cuenta de los regalos o favores que recibimos de la vida, y por otro lado, la experiencia de una sensación positiva o placentera. Hay que aprender a lo largo de nuestra vida a dar las gracias por las cosas que recibimos mientras disfrutamos de la vida. Es apreciar lo que los demás hacen por nosotros.

Dicen por ahí que “la gratitud no es sólo la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás”, pues implica también el desarrollo de una actitud positiva ante la vida.

 

6.- Sonríe un poco más:

Aunque la vida te trate mal, tú siempre sonríe. En esta vida no existe el bien y el mal; todo, básicamente, depende de la forma en que tomemos y veamos las cosas. Quizá la vida no te ha dado lo suficiente como para que puedas sentirte feliz, y quizá pensamos que es un cierto tipo de castigo, pero toda experiencia o vivencia tiene un propósito; una enseñanza. Tenemos que aprender a ser felices con lo que tenemos y con lo que no tenemos, por eso siempre hay que sonreír un poco más.

 

7.- No te presiones:

Muchas veces las cosas no salen como uno quisiera. No esperes que algo suceda de cierta manera. Hazla suceder…

Si te presionas por situaciones que no están saliendo del todo bien, perderás la paciencia y hasta la confianza en tí mismo… Así, será más complicado encontrar una solución. Piensa claro siempre, y antes de presionarte o desesperarte, plantea todas las soluciones posibles y hazlas suceder. Todo en tu vida, depende de ti mismo. De nadie más.

 

8.- Come despacio y disfruta de cada bocado:

Aunque parezca absurdo o gracioso, la comida es parte importante en la vida y el día a día. Dicen que es uno de los más grandes placeres de la vida y por ello siempre debemos agradecer por cada bocado y disfrutarlo al máximo.

 

9.- No esperes:

Esperar algo, es crear expectativas sobre como debería de pasar algo que deseamos, sin embargo no siempre esto sucederá de la manera en que queremos, y esto podría provocar decepción o enojo. Las personas con las que tratamos o convivimos día con día no pueden entrar en nuestra mente y por lo tanto, no sabrán nunca lo que estamos pensando, deseando o esperando. Evita las decepciones y nunca esperes nada de nadie. Las cosas siempre sucederán de la manera y en el momento que tienen que suceder.

 

9.- Da siempre lo mejor de ti:

Esto va de la mano de todos los puntos anteriores. No importa si no recibes lo mejor a cambio, la paz interior siempre deberá ser lo más importante en tu vida, y ésta se genera a través de nuestras propias acciones y no de las acciones que los demás tienen con nosotros. No importa si la intención de los demás es lastimarte; siempre haz lo mejor que dependa de ti, pues con eso te quedarás tú y probablemente los demás también, y si no, el problema ya no será tuyo. Sé una persona incondicional siempre, y que todo lo que realices sea con propósito a tu propio bienestar.

4