>

Cómo invertir en oro

Ya sea que construyas poco a poco un pequeño patrimonio en joyas o monedas de oro o adquieras certificados de oro o lingotes, tener una parte de tu patrimonio invertida en el metal dorado siempre tendrá muchas ventajas.

Durante la última década, el mundo ha vivido una nueva ?fiebre del oro?, y es que en ese periodo se elevó en 470% el precio de este material que siempre será un símbolo de estatus, perpetuidad y compromiso.

Comprar  este metal precioso es, como definen los economistas, una inversión ?refugio?, es decir, una inversión que se suele hacer en tiempos de crisis con el fin de mantener el valor del dinero sin riesgos a que se devalúe. Ya que el mundo atraviesa por una crisis económica, (sobre todo los países de Europa), la compra y venta del metal se ha visto a la alza. Por eso, los expertos coinciden en que es buen momento para tener parte de nuestro patrimonio invertido en oro.

Adquirir el metal dorado tiene muchas ventajas: si lo que buscas es realizar una inversión segura y que no se devalúe con el tiempo, no necesitas ser un experto en finanzas para esta sencilla operación. Aunque, si lo que deseas es una inversión agresiva en la que compres barato hoy para venderlo caro mañana, es indispensable que te mantengas empapado en la información de los precios y cotizaciones del metal y las demás divisas que influirán en tu compra.

Otra ventaja que existe, es la de la liquidez, ya que el oro, en cualquier forma que lo poseas, puede convertirse fácilmente en efectivo cuando así lo requieras.

Hay varias formas de hacerte dueño de una parte de ese cotizado recurso, la más accesible es comprar joyería, aunque es la manera más cara porque al valor se le aumenta el costo de la fabricación. Puedes también comprar monedas, que con el tiempo pueden aumentar un poco su precio por volverse un artículo histórico y son una buena opción para los coleccionistas.

También puedes comprar lingotes, que se ofrecen en 19 diferentes tamaños; para esto, es necesario conocer las instituciones expertas en transacciones en oro, como las compañías internacionales PAMP, Credit Suisse, Johnson Matthey y Metalor entre otras. Para iniciarte en este terreno, el primer paso es pedir asesoría en tu banco favorito.

Y por último, podrías adquirir en esas mismas empresas, certificados de oro, con los que te conviertes en dueño del metal aunque no lo tengas contigo físicamente, con la ventaja de ahorrarte las complicaciones y costos del traslado y el almacenamiento en alguna bóveda.

Y a ti, ¿te atrae la atractiva idea de tener un pequeño patrimonio en oro?