>

Cómo se celebra la Semana Santa en el mundo

Los adultos en plenitud, tras el retiro, tienen la oportunidad de viajar por distintas partes del mundo, para conocer las costumbres y tradiciones que se cultivan en diferentes partes del orbe. En lo que se refiere a la Semana Santa, se trata de un periodo del año que se celebra de interesantes maneras en muchas naciones de los cinco continentes.

En España, una nación sumamente religiosa, se acostumbran realizar grandes verbenas y peregrinaciones. La gente en España conmemora la Semana Mayor con nazarenos, cofradías y tronos. Notables festividades relacionadas con la Semana Santa se realizan en ciudades españolas como Zamora, Cáceres, Valladolid, Murcia, León, Granada y Sevilla.

En otras naciones europeas se celebra la Semana Santa de manera parecida. En Suiza, Alemania y los países del norte de Europa existe una tradición en la que una liebre se encarga de pintar y ocultar los llamados huevos de Pascua. Los pequeños, en la mañana del domingo de pascuas, tras dejar su cama, deben ir a buscar esos divertidos huevos multicolores y si tienen suerte algún obsequio cerca de ellos.

También en la mañana del domingo de Pascua, en Lusacia, en una región entre Alemania y Polonia se cultiva la tradición de los jinetes de Pascua. Para ello se organiza un destile de caballeros montando corceles que recorren las calles de la región anunciando que Cristo ha resucitado. En el norte de Alemania se acostumbra encender grandes hogueras por la noche del domingo de Pascua para atraer la buena fortuna.

Uno de los países en donde la Semana Mayor se vive con una devoción más intensa es Italia. Los habitantes de esta nación mediterránea tienen una jornada extra de festejo: el lunes de Pascua, en un ambiente de pasteles típicos, procesiones y la gran bendición papal en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano. En Francia, los días Jueves y Viernes Santo las campanas de las iglesias no suenan, respetando silencio por la muerte de Cristo. A los niños se les explica que en esos dos días las campanas no repican porque se han ido a Roma, para visitar al Papa.

En contraste, en Estados Unidos y Australia, donde los católicos son menos numerosos, no se realizan vistosas liturgias, pero los comercios aprovechan ese periodo del año para vender más ciertos productos: como sucede en el centro de Europa, ofrecen en mayor cantidad huevos de chocolate y dulces.

En Latinoamérica, más precisamente en México, más de 3 millones de personas se dan cita en el Cerro de la Estrella, en Iztapalapa, un vasto barrio de la capital del país, para participar en la Pasión de Cristo, una representación de la muerte y resurrección de Jesús, en la cual participan más de 6 mil actores. Pero tal intensidad en la celebración de la Semana Santa llega a límites controversiales en Filipinas. En la localidad de San Pedro de Cutud se acostumbra crucificar algunas personas hasta el grado de dañarlas corporalmente en el marco de estas fiestas sacras. También hay procesiones de encapuchados que se golpean con látigos la espalda al grado de lastimarse gravemente.

Por lo demás muchos adultos en plenitud acostumbran durante este periodo del año viajar a Jerusalén, para conocer los lugares más importantes mencionados en la Biblia y asistir a misas multitudinarias.