>

Dos hábitos saludables en tu vida

La actividad física y la nutrición adecuada son dos hábitos clave que influyen en el envejecimiento saludable, de acuerdo con el Informe Mundial sobre el Envejecimiento y la Salud.

 

Actividad Física 

De acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud) la actividad física a lo largo de la vida tiene muchos beneficios, entre ellos aumentar la longevidad. 

Un análisis de diferentes estudios que siguen a las personas por años, reveló que las personas que se activan 150 minutos por semana,  presentaban una reducción del 31% de la mortalidad.

Eso quiere decir que mientras más activos estemos, con más vida nos sentiremos.

 Beneficios en la vejez

Preserva la fuerza muscular y las funciones mentales, reduce la ansiedad, la depresión y mejora el autoestima; también previene y reduce los riesgos de enfermedades del corazón, de diabetes y de embolias cerebrales.

 

¿Por qué son importantes?

Algunos estudios señalan que las personas que hacen actividad física regular, reducen un 50% de riesgo que impiden actividades como: comer, bañarse, vestirse, acostarse, levantarse de la cama e ir el baño.

Básicamente todos los tipos de ejercicio aeróbico (caminar, bailar, pedalear, trotar) y de resistencia (equilibrio) son importantes para los adultos mayores.

Es recomendable empezar por los de resistencia y equilibrio.

 

Efectos favorables del entrenamiento:

Aumento de la fuerza muscular y la capacidad física, la reducción del riesgo de caídas, la mejora de las funciones del corazón, del sistema circulatorio y del metabolismo.

 

Nutrición:

La OMS recomienda una nutrición adecuada, a pesar de que con la edad el cuerpo necesita menos calorías, ya que la necesidad de la mayoría de los nutrientes se mantiene relativamente sin cambios.

También se ha demostrado que el asesoramiento nutricional individualizado de las personas mayores ha crecido en 12 semanas.

Comprométete contigo mismo y cambia todos tus hábitos desde el interior.