>

Elevar el autoestima: un acto indispensable

No cuidar tu autoestima es un error que no puedes permitirte en la madurez, etapa en la que tu plenitud no debe verse opacada por la falta de confianza en ti mismo.

Si percibes que la confianza en ti mismo ha disminuido, tienes miedo de tomar decisiones o actuar, es muy probable que tu autoestima se encuentre a la baja. Estas son algunas recomendaciones para evitar este dañino estado emocional.

Para saber en qué nivel está tu autoestima, primero debes identificar algunos factores: analiza cómo reaccionas ante lo que te ocurre, identifica aquello a lo que le tienes miedo, fíjate si te cuesta trabajo tomar decisiones, si te importa demasiado lo que los demás piensan de ti o si tienes un temor exagerado al fracaso. Si te suceden estas cosas, es probable que tengas problemas de autoestima y es necesario que aprendas a afrontar esta situación.

Una vez que eres consciente de que tienes este problema, el siguiente paso es buscar la forma de salir de ese estado emocional paralizante. Pocas personas logran superar por su propia cuenta una condición así; tus amigos y seres queridos pueden ayudare, pero el mejor apoyo debería provenir de un profesional. Externa tus problemas a tus amigos, eso sin duda te ayudará, pero, mejor aún, cuéntaselos a un psicólogo o aun terapeuta, ellos poseen los métodos necesarios para guiarte. No es malo pedir ayuda, al contrario, es un acto admirable que implica madurez y claridad de pensamiento.

Disfruta de tu propia compañía, o en otras palabras, aprende a estar en soledad, en silencio, hablando contigo mismo. Tú eres tu mejor aliado y tienes mucho qué decirte, si lo haces, te sentirás mejor y la soledad será una carga menos pesada. Escúchate.

Un punto fundamental es reconocer tus cualidades;  tus defectos los conoces bien y tenerlos presentes no te ayudará en nada. Si no estás seguro de tus virtudes, pregúntale a las personas que te quieren, ellos te podrán recordar con toda seguridad lo que más les gusta de ti. Ten siempre presente tus fortalezas, aquellas cosas que has aprendido a hacer bien, ubica cómo has logrado resolver problemas en el pasado, repasa lo que has hecho bien y decídete a repetirlo.

La baja autoestima es un episodio en la vida que a cualquiera le puede ocurrir, pero en el que nadie debería permanecer. Haz algo, no permitas que el sentimiento de desconfianza te invada, poco a poco verás que pronto retomarás tu camino.