>

¿Hasta que edad es recomendable seguir manejando?

Al llegar a la tercera edad nuestras capacidades podrían verse afectadas por el mal funcionamiento de alguno de nuestros sentidos, razón por la que los  reflejos se pueden ver fallidos o a en un nivel por debajo de su normalidad. Existen actividades habituales que al estar presente esta falta de habilidades, el practicarlas puede ponernos en peligro a nosotros o a alguien más.

Una de las necesidades del ser humano es la movilidad, misma que hoy se ha vuelto cada vez más difícil debido a las largas distancias  que se deben recorrer para transportarse de un sitio a otro, sobre todo en las grandes ciudades. Por esto, uno de los medios de transporte que más son utilizados es el automóvil, que aunque no es siempre utilizado de la manera correcta, debe ser conducido de forma responsable para evitar cualquier tipo de accidente.

Para muchos, manejar a la tercera edad puede llegar a ser un peligro tanto para quien va en el volante, como para quien se encuentra a su alrededor, incluso hay quienes creen que un adulto mayor debe cambiar completamente su estilo de vida al llegar a cierta edad, pero lo cierto es que hoy una persona que vive en la vejez, no puede simplemente aislarse y volverse sedentaria, pues gran parte del sector de la tercera edad aún trabaja  vive de manera independiente, por lo que en la mayoría de los casos  es necesario que dentro de su vida existan facilidades como lo es el poder manejar un automóvil.

¿Realmente debe existir un límite de edad para poder manejar?, o simplemente las capacidades  de cada persona son las que determinan si una persona se encuentra o no apta para ir detrás del volante. Esta puede ser una gran interrogante, pues hay adultos mayores que llegan a manejar incluso después de cumplir los 80 años, quienes al encontrarse saludables y activos, no llegan a representar peligro alguno.

Si lo que quieres es saber si es momento de pasar las llaves a alguien más, valora ciertos aspectos de tu vida y habilidades de tu cuerpo:

¿Realmente mi estilo de vida requiere del uso de un automóvil?, si tu necesidad de movilidad no es tan grande como antes y llegas a notar que puede a veces pasar una semana sin que subas a un auto, podría tal vez prescindir de él y pedir ayuda a alguien cuando realmente sea indispensable salir de casa.

¿Mi nivel de estrés ha aumentado en la tercera edad?, si de pronto sientes que el tráfico de la ciudad, el mal manejo de otros conductores o hasta ceder el paso a alguien más, llega a alterar tus nervios en mayor medida que antes, posiblemente debas pensar dos veces si aún te encuentras seguro al manejar, recuerda que el estrés nos lleva a cometes actos impulsivos que no siempre saldrán de la mejor manera.

¿Mis reflejos funcionan de manera correcta?, siempre que se presenta una emergencia o que es necesario actuar lo más rápidamente posible, es importante contar con excelentes reflejos y la capacidad para poder decidir de qué manera actuar. En el caso del conductor, poder contar con sus movimientos al cien por ciento,  puede ser crucial para esquivar un peligro o alcanzar a frenar en el momento que se requiera, por lo que es importante estar atentos de nuestra salud y saber aceptar cuando algo no funciona de la manera correcta.

Si aún sigues sintiendo que te encuentras en perfectas condiciones para continuar manejando, quizás debas tomar algunas precauciones, por ejemplo, pensar seriamente las ventajas que puede traerte el conducir un coche automático en vez de un standard. Es importante también seguir siempre el reglamento de tránsito y evitar entrar en lugares congestionados o de difícil acceso.

Es curioso, pero a pesar de que los adultos mayores pueden llegar a ser considerados un peligro al volate, está comprobado que la mayor parte de los accidentes automovilísticos son provocados por adolescentes, quienes se encuentran muy lejos de llegar aun a la tercera edad.

¿Crees que es momento de retirarte del volante?