>

Los beneficios de un buen beso

Es una poderosa práctica para manifestar y sentir amor; para calmar la ansiedad, la depresión y el dolor; para fortalecer músculos y quemar calorías. Dar un apasionado beso por más de 10 segundos trae múltiples beneficios para tu salud y tu estado de ánimo. Entérate aquí de cuáles son los pros de dar y recibir un buen beso.

Un beso no sólo representa el amor y el cariño que hay entre dos personas, también es algo positivo y saludable para el cuerpo y la mente. A pesar de todo lo placentero que puede ser un beso, la realidad muestra que tristemente, las parejas y matrimonios que llevan muchos años unidos suelen besarse poco o nada y se desenvuelven en una rutina en la que las manifestaciones amorosas han pasado a segundo término.

Estos son algunos beneficios de un beso:

Mejora la higiene bucal: a pesar de que durante un beso se produce un importante intercambio de saliva, la propia saliva extra que uno produce ayuda a disminuir las bacterias adheridas a los dientes y a minimizar la placa dentobacteriana, de la misma manera que lo hace una goma de mascar.

Quema calorías: algunos estudios afirman que al dar un beso estaremos quemando unas 17 calorías por minuto, pues se utilizan 34 músculos de la cara.

Mejora el humor: debido a que en los labios poseemos una infinidad de receptores nerviosos, al dar un beso estimulamos una parte del cerebro que libera neurotransmisores, las sustancias que nos otorgan placer y bienestar y además ayudan a mejorar nuestro humor, a disminuir el estrés e incluso el dolor y la depresión.

Da salud al corazón: pues un prolongado beso hace que el pulso se acelere caso a 150 pulsaciones por minuto, lo que activa la circulación y disminuye las probabilidades de tener presión alta.

Refuerza los lazos afectivos: ya sea con una pareja estable o con alguien con quien comenzamos una relación, besar es parte importante del conocimiento de la otra persona, así como el reforzamiento de los vínculos amorosos. Esto puede comprobarse al ver cómo una madre robustece el afecto mutuo con su hijo recién nacido al besarlo y demostrarle cariño.

Así que nunca es tarde para volver a besar, los expertos en temas de salud de la tercera edad afirman que cuando dos personas adultas mayores se besan, su relación mejora y su salud física y mental se beneficia de la misma manera que en sus años de juventud.