>

Seis alimentos peligrosos que tienes que eliminar de tu dieta

El estilo de vida actual muchas veces nos obliga a priorizar otros aspectos excepto la alimentación, cuando, por el contrario, idealmente debería ser de suma importancia, pues gran parte de la buena o mala salud se basa en lo que ingerimos. Y como prueba de esto, se presentan las epidemias de obesidad, diabetes e hipertensión de los que son víctimas cientos de millones de habitantes con malos hábitos alimenticios en todo el planeta.

Estos son algunos de los alimentos peligrosos que debes eliminar desde ya, para mejorar tu calidad y esperanza de vida y reducir significativamente las probabilidades de contraer enfermedades congénitas; alimentos ricos en grasas saturadas, azúcares refinados, colorantes y edulcorantes artificiales y aditivos tóxicos:

Refrescos: a pesar de que nadie puede negar que tienen un sabor delicioso, son una pésima opción para quitar la sed o acompañar los alimentos, pues provocan deficiencia de vitamina B, falta de calcio y osteoporosis, daño en las neuronas, dientes y riñones. El daño puede ser mayor cuando se da a los niños, como suele hacerse con frecuencia.

Pan blanco: aunque el pan es un alimento milenario y relativamente saludable, el pan blanco que consumimos actualmente carece de fibra, pues la mayor parte de los granos triturados son retirados para dejar un amasijo blanco de almidón con muchas calorías y pocos nutrientes que sólo te hará propenso a la diabetes y la obesidad. Además de todo, el pan blanco de caja contiene demasiada sal y el pan dulce excesivo azúcar.

Azúcar refinada: o azúcar blanca (que ni siquiera es blanca en sí, pues se tiene que blanquear con un químicos) es uno de los condimentos más dañinos, pues a pesar de que la sacarosa es el alimento de las células, el azúcar de caña refinada que comúnmente consumimos es la reina de la diabetes y la obesidad; además produce problemas del hígado y los riñones. Lo mismo ocurre con el azúcar mascabada, cuya única diferencia es que aún contiene partículas de miel de la caña, lo que le da ese color característico, pero provoca los mismos daños.

Endulzantes artificiales: aunque se comercializan con la idea de que son más artificiales que el azúcar común, los sobrecitos de endulzantes están hechos a base de aspartame, una sustancia que termina con las neuronas y viaja por el torrente sanguíneo almacenándose en las células de todo el cuerpo, por lo que, a pesar de preferir este endulzante, las personas continúan almacenando grasa y líquidos.

Bebidas light: ya que en su mayoría están fabricados con edulcorantes artificiales a base de aspartame. Desafortunadamente este tipo de productos prometen ser más saludables que los regulares, sin embargo, a pesar de que no contienen azúcar, estos productos suelen ser más nocivos.

Alimentos fritos: cuando el aceite para freír esos alimentos se sobrecalienta forma compuestos tóxicos cancerígenos, u aún más si este aceite se reutiliza, como suele hacerse con algunos platillos de la cocina popular mexicana. Además de esto, estudios recientes afirman que los alimentos fritos pueden causar cáncer de próstata en los hombres y las papas muy fritas aceleran el envejecimiento.